Rentabilidad por Dividendo

Definición de rentabilidad por dividendo

Invertir en dividendos es una estrategia conservadora, pero que hay que dominar. En ocasiones encontrar acciones con altos rendimientos puede ocultar problemas internos, y es posible que sean cortados pronto, o bien estamos en un mercado bajista y todas las empresas ofrecen una buena rentabilidad por dividendo, pero…¿que es la rentabilidad por dividendo?
La rentabilidad por dividendos es una métrica financiera, que nos indica la cantidad que paga una empresa en dividendos, en relación con el precio de la cotización. Esta rentabilidad se expresa en porcentaje, y se calcula dividendo el valor de la cotización, entre los dividendos pagados durante el año.
Hay que tener cuidado con las rentabilidades que se exponen en algunas páginas de información bursátil, ya que suelen referirse a la rentabilidad utilizando los dividendos pagados en el año anterior y a veces surgen rentabilidades que no son ciertas, sobre todo si el año anterior hubo algún dividendo extraordinario, o la empresa anuncia que rebajará o subirá el dividendo en el año en curso. Al elegir nuestras acciones, lo mejor es investigar y acudir a la página de la empresa sobre la que queremos invertir, allí encontraremos toda la información actual y fidedigna. rentabilidad por dividendo

Desglose de la Rentabilidad por Dividendo

Los accionistas pueden utilizar la rentabilidad por dividendo, como una forma de medir el flujo de caja que obtienen por su inversión en una empresa. Cuando eres accionista de una empresa, no recibes ganancias de capital, para eso tendrías que vender tus acciones, el dividendo es un retorno de tu inversión.
Puede que como inversores, necesitemos un flujo de efectivo por nuestra cartera de inversión, la forma de asegurarnos este flujo de caja recurrente, es invertir en empresas que repartan dividendos de forma estable. Hay que tener cuidado, como he advertido al principio del artículo, ya que en algunas ocasiones los dividendos altos, pueden ser a costa del crecimiento de la empresa o son por motivos puntuales y que pueden o no repetirse en el futuro. Todo el dinero que las empresas reparten en dividendos, es efectivo que no re-invierte en crecimiento.
Los inversores que basan su estrategia en invertir en empresas que reparten sólidos dividendos, suelen preferir empresas con negocios maduros, que no pueden crecer por que su negocio está limitado, y por tanto no tienen mejor desempeño para los beneficios, que repartir entre sus accionistas.
Sin embargo, no podemos tomar decisiones de inversión a la ligera. Cuando las empresas pagan dividendos elevados, pueden ser por varias razones, la mejor y que debemos descubrir es que la empresa esté infravalorada o que está tratando de atraer inversores. También podemos encontrar el caso contrario, que una empresa pague pocos dividendos o ninguno en absoluto, porque la empresa está sobrevalorada o está tratando de aumentar su capital.
Hay inversores que utilizan el pago actual de los dividendos, y los pagos anteriores, para estimar los pagos futuros, aunque siempre hay que actuar con precaución y contemplar los distintos escenarios posibles, optimista, pesimista y neutral.
Investigar sobre el historial de dividendos de la empresa, es sin duda una decisión acertada. Puede que la empresa pague buenos dividendos, pero en situaciones complicadas los reduzca o los cancele, si estamos buscando un flujo de efectivo este tipo de acciones no nos interesan.

Conclusión

Utilizar la rentabilidad por dividendo como la clave para crear una cartera de inversión, puede ser una buena idea, pero debemos de tener mucho cuidado con las empresas elegidas.
Hay una serie de empresas que están consideradas como los campeones de los dividendos. Hay varias categorías, dependiendo de los años ininterrumpidos que están pagando dividendos y que además los aumentan, que es lo que pretende todo inversor, que las rentas suban año a año.
Estos campeones, suelen tener rentabilidades que no son excesivamente altas en comparación con su cotización, porque son empresas muy estables, que rara vez se encuentran a precios realmente baratos, sin embargo hay situaciones en las que el mercado se vuelve irracional y es buen momento para aprovechar e invertir.
¿Te interesa la inversión por dividendos?

Anuncios